El jugo

El jugo. Imagen de Sofia Iivarinen en Pixabay
Imagen de Sofia Iivarinen en Pixabay

El jugo

Se acercó a la tienda porque tenía algo de sed. Estuvo un rato largo mirando mirando las distintas bebidas a través de la puerta de cristal de la nevera. Se sentía atraída por los refrescos pero a la vez quería tomar algo que estuviera libre de gases. Al final se decidió por un solitario jugo de naranja que estaba casi al fondo del refrigerador. Pasó por caja y salió de nuevo a la calle. Al hacerlo, se encontró con una amiga que también se dirigía a la tienda para buscar algo de beber. Ella se quedó esperando por fuera mientras la recién llegada estaba dentro del local. Varios minutos después, su amiga salió con un jugo de plátano y unas galletas de chocolate. Las chicas se pusieron a caminar juntas por la ancha acera de la avenida mientras hablaban de sus cosas.

La que había llegado primero a la tienda decidió abrir su jugo para aplacar su sed. Su amiga le dijo que era mejor que agitara previamente la botella para que el contenido se despegara del fondo y se repartiera uniformemente en su interior. Ella sacudió el envase sin muchas ganas. La otra se lo arrebató para demostrarle como había que hacerlo realmente. Dejó sus cosas un momento sobre el muro de piedra que limitaba la acera con el parque y puso la botella de forma horizontal entre sus dos manos.

Comenzó a hacer movimientos exagerados de lado a lado. En unos de esos vaivenes, el tapón cedió y gran parte del jugo de naranja fue a parar a la cara de su amiga. Esta cerró los ojos durante unos instantes. Cuando los abrió, la otra sintió deseos de correr al ver la tenebrosa expresión de su mirada. La culpable del desastre sacó a toda prisa un paquete de pañuelos de su bolso y con varios de ellos a la vez trató de limpiar su cara lo más rápido posible. Para intentar rebajar la tensión le dijo que por lo menos había saciado su sed de golpe. La perjudicada trató de mantenerse seria pero al final se echó a reír. Sabía que no lo había hecho con maldad. Simplemente era una persona muy impulsiva.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*