lasmasve/ octubre 2, 2019/ Sin categoría/ 0 comentarios

La respiración al correr es uno de los puntos mas importantes cuando se quieren mejorar los resultados. Desde mi experiencia voy a contar como he ido mejorando poco a poco este proceso para ser mas eficiente y sentirme menos cansado con el paso de los kilómetros.

Antes de empezar a correr nos sonaremos suavemente para limpiar nuestras fosas nasales. Este paso tan obvio es de gran ayuda pues al hacerlo nos sentiremos mucho mejor y luego también lo notaremos en el entrenamiento.

Empezaremos a caminar de forma tranquila al tiempo que respiramos lenta y profundamente. Tenemos que respirar por la nariz y por la boca al mismo tiempo. Cuando hayamos recorrido un kilómetro empezaremos a trotar de manera suave pero manteniendo la respiración como hasta ahora. Trataremos de mantener este ritmo durante todo el tiempo posible.

Una vez que hayamos logrado incrementar el ritmo de nuestras piernas sin haber alterado significativamente nuestra respiración procederemos a aumentar la velocidad de carrera. Lógicamente, con el paso de los kilómetros vamos a tender a respirar mas rápido, pero debemos hacer todo lo posible para que eso no ocurra. El objetivo es ir cada vez mas rápido, pero conseguir respirar como cuando empezamos a caminar.

El último paso y el más dificil es pasar de un ritmo de carrera elevado a un sprint sin modificar la velocidad ni el tiempo de respiración. Es necesario tener en nuestra mente que las piernas deben ser independientes de nuestros pulmones. Este es un proceso muy largo y complejo que requiere de gran epicidad pero con el tiempo se puede lograr.

Este procedimiento para respirar no solamente sirve para correr, sino que es también muy útil para el dia a dia. La toma de decisiones se hace mejor siempre en frio y calmado, por lo que la respiración es fundamental. Por supuesto que es necesario tener una tensión en la vida diaria, pero demasiada tensión lleva al otro extremo, el stress. Lo ideal es mantener el equilibrio entre los dos puntos. En la moderación está la virtud.

El ajetreo de nuestra vida diaria, nuestros hábitos alimenticios y nuestra calidad de descanso por la noche influirán siempre en nuestra respiración al correr. Pero a pesar de esto, con mucha disciplina y concentración es posible correr a gran velocidad y respirar a un ritmo normal. Y cuando finalmente lo conseguimos es muy satisfactorio.

La respiración al correr

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*