El racismo interplanetario

Abel/ septiembre 30, 2020/ Filosofía/ 0 comentarios

El racismo interplanetario

La existencia de vida fuera de la Tierra siempre ha sido un tema que ha despertado gran interés en los seres humanos. Esto se ha visto reflejado con frecuencia en el mundo de la literatura y el cine. Normalmente se suele dar a los extraterrestres una apariencia que de alguna manera recuerda a las propias personas de este mundo. Sin embargo, como todos sabemos, cada planeta posee unas condiciones únicas. El proceso de descifrar la forma, el tamaño y las consistencia de estos supuestos seres sigue siendo muy complicado hoy en día para la ciencia.

También es una gran reto averiguar que tipo de inteligencia habrían sido capaces de desarrollar y como es su forma de pensar. Nos cuesta mucho trabajo dejar de mirarnos a nosotros mismos para evitar asociarlo con la vida foránea. Esta dificultad también está presente entre los propios terrícolas. Según el entorno donde hayamos crecido y el tipo de mentalidad más o menos abierta que tengamos, presentaremos distinto de grado de dificultad para tratar a personas que provengan de otros países. Esto deriva en actitudes como el racismo y la xenofobia.

Todavía no hemos sido capaces de eliminar esas actitudes indeseables a pesar de vivir en un mundo cada vez más globalizado donde podemos tener información de cada rincón del planeta sin apenas salir de casa. Desde esta perspectiva, podemos darnos cuenta de que si no hemos arreglado correctamente nuestros asuntos internos, volveremos a repetir los mismos errores en el remoto caso de contactar con alguien del exterior.

Como hemos dicho, nuestra actitud se ha visto inconscientemente reflejada en numerosas películas. Generalmente, damos por hecho que los habitantes de otros planetas se acercan a nuestro mundo con la intención de hacernos daño. Incluso pensamos que quieren destruirnos. Paradójicamente, los seres humanos olvidaríamos de manera temporal nuestras diferencias para poder combatir y expulsar a los supuestos intrusos, tal y como llevamos haciéndolo con nosotros mismos durante siglos.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*