26 de Abril. Wilhelm Christian Schröder publica la historia La carrera entre la liebre y el erizo en el pequeño brezo cercano a Buxtehude

Abel/ abril 26, 2020/ Literatura/ 0 comentarios

El 26 de Abril de de 1840, el escritor Wilhelm Christian Schröder publicó la historia llamada La carrera entre la liebre y el erizo en el pequeño brezo cercano a Buxtehude. Dicha historia fué publicada en el periódico que él mismo había fundado, cuyo nombre era Hannoversche Volksblatt. Se cree que este relato surgió en el siglo XVII y Schröder la escuchó de los labios de alguien que vivía en su pueblo, quien pudo ser su abuelo o un pastor. Posteriormente, los hermanos Grimm incluyeron la publicación en la quinta edición de su recopilatorio de cuentos infantiles y domésticos, publicado en 1843.

Resumen de la historia

El erizo decidió salir a pasear un domingo por la mañana. Cuando ya estaba en el campo, se encontró con la liebre. Esta se burló de sus piernas porque estaban torcidas. Al erizo le molestaron sus comentarios. Después de un intercambio de palabras, decidieron disputar una carrera para ver quien era él más rapido de los dos. Hicieron una apuesta en la que el ganador se llevaría como recompensa una moneda conocida como Louis d’or y una botella de brandy. El erizo le dijo a la liebre que primero quería ir a su casa para comer algo y cuando volviera cumplirían lo pactado.

Al llegar a su hogar, el erizo le dijo a su esposa que lo acompañara. Fueron hasta el lugar donde se iba a disputar la carrera. El erizo le indicó a su mujer que empezarían a correr desde la cima, así que lo que tenía que hacer ella era quedarse escondida en un surco, en la parte de abajo, donde estaba la meta. La prueba se inició. La liebre bajó velozmente, pero el erizo hizo un amago de correr y se quedó escondido en un surco. Cuando la liebre llegó abajo, la mujer del erizo salió de su surco. La liebre se quedó sorprendida, pues no era capaz de distinguir al erizo de su pareja. Pidió repetir la prueba y la mujer asintió. La liebre corrió hasta arriba y cuando llegó a la cima, el erizo salió de su surco. La liebre lo intentó 73 veces más, hasta que falleció de cansancio. El erizo tomó la parte de la apuesta que le correspondía al ganador y se fué con su mujer a su casa.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*