03 de Julio. La locomotora de vapor Mallard establece un récord de velocidad

Abel/ julio 3, 2020/ Transporte/ 0 comentarios

El 03 de Julio de 1938, la locomotora de vapor A4 4468 Mallard alcanzó 203 Km/h. De esta manera, consiguió establecer un récord de velocidad entre los vehículos de su tipo. Dicho récord sigue vigente en la actualidad.

La locomotora de vapor Mallard

Mallard formaba parte de la nueva línea de locomotoras denominadas A4. Su diseño surgió de la mente de Herbert Nigel Grasley, el ingeniero jefe de la compañía británica LNER. El transporte tenía forma de cuña y resultaba muy innovador para la época. Además, la velocidad que alcanzaba le permitía realizar el viaje desde London King’s Cross a Newcastle en cuatro horas. Sin embargo, esto no era suficiente para Gresley y su equipo de trabajo. Querían batir el record de velocidad mundial que entonces ostentaba la locomotora Clase 5 DRG de Alemania. Esta había alcanzado 200 km/h en 1936. Eligieron a Mallard porque tenía implementadas varias mejoras que consistían en una doble chimenea y un doble tubo de escape Kylchap. Así, podía mejorar el flujo de aire, el vapor de escape y el humo a través de la caldera. Esto se traducía en una mayor velocidad punta.

El día de la prueba

Para intentar batir el record se eligió al experimentado conductor llamado Joe Duddington. Un bombero conocido como Thomas Bray se encargó de acompañarlo. El resto de la tripulación no conocía inicialmente del verdadero propósito del viaje. La locomotora iba a una velocidad de 193 km/h al alcanzar el tramo ferroviario de Stoke Bank, situado entre Grantham y Peterborough. Vieron que había espacio suficiente antes de empezar a reducir la velocidad debido a las curvas de Essendine. Por ello, siguieron acelerando. Durante cuatrocientos metros, el vagón dinamómetro registró una velocidad de 203 Km/h y confirmó que se había logrado el objetivo. El tren se sacudió de forma tan violenta que la vajilla del vagón restaurante se rompió. La fuerza aplicada para frenar provocó un sobrecalentamiento y hubo que conducir más despacio hacia Peterborough para evitar problemas.

Después del récord

Mallard tuvo que ser reparado después de batir el récord. Una vez que estuvo listo, se unió a sus hermanos de gama. Estuvo prestando sus servicios hasta 1963. En 1975 se trasladó al Museo Nacional del Ferrocarril de York. Fue restaurado y funcionó de nuevo entre 1982 y 1988. Completó un número limitado de carreras hasta 1989. En 2013, Mallard fue reunido con las otras cinco locomotoras A4 que quedaban para celebrar el septuagésimo quinto aniversario de su récord de velocidad.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*